Las paredes se insonorizan con madera forrada de paneles de caucho antirrebote de 45 - 55 mm de grosor.

 

Se rastrela la pared para dejar una cámara de aire y se forra por completo de madera, que a su vez se recubre con las placas de caucho. Estas placas son compactas y flexibles, de poro abierto y absorben y amortiguan los proyectiles que inciden sobre ellas, que prácticamente no dejan marcas. La parte exterior tiene forma piramidal para una mejor absorción del sonido. Son intercambiables, se colocan fácil y rápidamente en cualquier lugar de la galería.

 

Nuestros paneles garantizan la máxima duración, y no necesitan ningún mantenimiento, son higiénicos y se limpian fácilmente.